Servicio de barrido mecánico - Limpieza de Málaga
Documentos Preguntas frecuentes Buenas prácticas Gestión de incidencias

Servicio de barrido mecánico

Servicio de barrido mecánico

Se entiende por barrido mecánico al tratamiento de limpieza efectuado por una máquina autopropulsada, denominadas auto barredoras o barredoras, dotadas de un conjunto de cepillos escarificadores mediante los cuales se consiguen arrancar la suciedad incrustada en el pavimento, dirigiéndola hacia un sistema mecánico que la transporta a un depósito interno.

Los cepillos tienen forma redonda y son accionados mediante un sistema que origina la rotación de los mismos a velocidades regulables. La operación de barrido realizada por los cepillos sobre el pavimento genera de forma inmediata una gran cantidad de polvo en suspensión. Para evitar este fenómeno las barredoras van provistas de un dispositivo de humectación que controla la formación de polvo. Esencialmente son una serie de boquillas situadas sobre los cepillos que pulverizan agua en la zona situada inmediatamente anterior al cepillo antes de ser barrida por éste.

Todas las barredoras suelen ir provistas de al menos dos depósitos, uno para el agua que utiliza el sistema de humectación y otro para el almacenamiento de los residuos. Este último depósito posee una capacidad limitada lógicamente, por lo que su vaciado debe ser una operación esencial en este tipo de vehículos. Esta operación se realiza gracias a un sistema mecánico de apertura y volteo que le permite la descarga  de los residuos a una altura determinada.

Según sea el sistema mecánico que transporta los residuos barridos al interior del depósito para su almacenamiento provisional, se distinguen básicamente dos tipos de barredoras, barredoras de arrastre y barredoras de aspiración, que dan lugar a la postre a dos servicios diferentes: barrido mecánico de arrastre y barrido mecánico de aspiración.

Este servicio puede desempeñarse de tres formas:

  • Barrido Mecánico de Aspiración
  • Barrido Mecánico de Arrastre
  • Barrido Mixto Manual o con Sopladora

Barrido mecánico de aspiración

El barrido mecánico de aspiración  es una operación de limpieza efectuada sobre un sector de la ciudad y que es llevada a cabo por un vehículo denominado barredora de aspiración, conducida  y manejada por un operario.

La barredora de aspiración es un vehículo fundamental en la limpieza de la ciudad, por ello existen una gran gama de tamaños de este tipo de vehículos, haciendo útil su uso en zonas estrechas y con obstáculos. Un tipo de barredora de aspiración muy común es la articulada. Este tipo de barredora cuenta con la cabina del vehículo articulada respecto del resto del chasis y asentada sobre el eje direccional, lo que le confiere al conjunto del vehículo una extraordinario maniobrabilidad. Este tipo de barredoras suele emplearse para el barrido de aceras y áreas peatonales fundamentalmente, por lo que su tamaño es inferior a las que se emplean sobre las calzadas de las vías.

  • En primer lugar el operario se desplaza con la barredora a buena velocidad desde el centro de trabajo hacia el lugar designado como inicio de recorrido.
  • En el inicio del recorrido comienza el trabajo de la barredora. La velocidad de trabajo de la barredora es bastante inferior a la de desplazamiento. Los residuos existentes en las vías del recorrido son barridos por los cepillos giratorios concentrándolos y dirigiéndolos hacia una tolva provista de un sistema de aspiración. Allí son aspirados y enviados hacia el depósito de almacenamiento. La acción de los cepillos giratorios en este tipo de vehículos está más controlada por el operario, el cuál debe ir cambiando el ancho de barrido y el ángulo de incidencia de los cepillos sobre el pavimento con bastante frecuencia. Es bastante frecuente que dichos vehículos dispongan de un tercer cepillo. Este tercer cepillo se sitúa en la parte delantera del vehículo mediante un brazo articulado  que le permite barrer puntos del pavimento de difícil acceso, como es el caso de la zona situada bajo los bancos, rincones de pequeñas dimensiones, etc.
  • Una vez se llena el depósito de la barredora ésta debe dirigirse hacia los lugares designados como puntos de transferencia para efectuar el vaciado del mismo. Generalmente esta operación tiene lugar al final de la jornada.

El barrido mecánico de aspiración logra eliminar residuos que el barrido manual no puede recoger, sobre todo el polvo y la arena, consiguiendo un acabado óptimo. Su limitación la dicta el tamaño del residuo, el cuál debe ser inferior a la boca de aspiración para no obturar dicho conducto.

Este servicio se puede aplicar en muchos tipos de zonas gracias a la existencia de numerosos tipos de barredoras, diferenciadas tanto en tamaño como en versatilidad. No obstante, existen una serie de características básicas de las zonas que hacen que dicho servicio sea el idóneo:

  • Es aplicable en pavimentos continuos, amplios y libres de obstáculos e irregularidades.
  • Si el pavimento se encuentra elevado o se trata de aceras, se deben disponer de rampas de acceso o vados para que las máquinas puedan acceder continuamente.
  • Zonas de alta intensidad de tráfico, con varios carriles de circulación, con prohibición de estacionamiento y con longitudes lineales considerables.
  • Es ideal para los bordillos de calzadas y medianas.
  • Muy recomendable en zonas residenciales alejadas del casco urbano donde la ocupación de las plazas de aparcamiento es escasa y en las aceras peatonales del centro histórico con amplitud media (barredoras ligeras) y en las grandes plazas y paseos peatonales.
  • Óptimo para la absorción de acumulación de tierras.

Barrido mecánico de arrastre

barrido-mecanico-de-arrastre

El barrido mecánico de arrastre es una operación de limpieza efectuada sobre un sector de la ciudad y que es llevada a cabo por un vehículo denominado barredora de arrastre, conducida  y manejada por un operario.

  • En primer lugar el operario se desplaza con la barredora a buena velocidad desde el centro de trabajo hacia el lugar designado como inicio de recorrido.
  • En el inicio del recorrido comienza el trabajo de la barredora. La velocidad de trabajo de la barredora es bastante inferior a la de desplazamiento. Los residuos existentes en las vías del recorrido, son barridos y dirigidos por los cepillos giratorios hacia un gran cepillo cilíndrico central que los arrastra del pavimento y los conduce hacia una cinta transportadora interna que los lleva hacia el depósito de almacenamiento de residuos.
  • Una vez se llena el depósito de la barredora, ésta debe dirigirse hacia los lugares designados como puntos de transferencia para efectuar el vaciado del mismo. Generalmente esta operación tiene lugar al final de la jornada.

Las barredoras de arrastre van dotadas de dos tipos de cepillos:

  • Cepillos laterales: suelen ser dos habitualmente y se sitúan a la altura de las ruedas delanteras. Son regulables tanto el altura con en anchura, ajustando de esta forma la superficie de barrido y el grado de presión contra el pavimento.
  • Cepillo central: las barredoras de este tipo disponen de un gran cepillo central situado justo antes de la trasera. Su forma es cilíndrica y su diámetro puede llegar a los 50 cm. Este cepillo sólo puede regularse en altura y su  desgaste influye de forma directa sobre la eficacia de la máquina.

Este tipo de barredoras lleva tan sólo una única rueda trasera, lo que le dota al vehículo de una mayor maniobrabilidad.

El servicio de barrido mecánico de arrastre presenta como gran ventaja sobre el de aspiración, la gran capacidad que tiene para poder retirar residuos de tamaño medio sin obturar ninguno de los mecanismos de la barredora.

El servicio de barrido mecánico de arrastre se suele aplicar en zonas cuyas características concretas hacen que este servicio sea eficaz,  mejorando la productividad de otros servicios. Muchas de estas características son comunes en todos los servicios de barrido mecánico:

  • Pavimentos continuos, amplios y libres de obstáculos e irregularidades.
  • Zonas de alta intensidad de tráfico, con varios carriles de circulación, con prohibición de estacionamiento y con longitudes lineales considerables.
  • Es ideal para los bordillos de calzadas y medianas.
  • Muy recomendable en polígonos industriales, donde los residuos son de tamaños medio y la cantidad de éstos bastante considerable.

Barrido mixto manual o con sopladora

Se denomina barrido mixto o con sopladora a una variedad de barrido en la que intervienen conjunta y coordinadamente los servicios de barrido manual y barrido mecánico. La aplicación de este tipo de tratamiento permite reducir las principales limitaciones del servicio de barrido mecánico, es decir la limpieza de zonas de aparcamientos y  con gran cantidad de obstáculos, al mismo tiempo que se vale de las mejoras que el barrido mecánico tiene sobre el barrido manual.

El equipo de trabajo está constituido por una barredora mecánica, la más adecuada es la de aspiración, y al menos dos operarios de limpieza. Los operarios de limpieza sólo disponen como herramienta de trabajo la escoba en la modalidad de barrido mixto convencional, y de sopladora en la modalidad de barrido mixto con sopladora.

La función del vehículo es la de limpiar las zonas a las que tiene fácil acceso mientras que la función de los operarios es la de extraer aquellos residuos que se encuentra situados en lugares inaccesibles para el vehículo hacia lugares donde si puede hacerlo.

El servicio de barrido mixto se aplica en todas aquellas zonas que tienen alta generación de residuos y con difícil acceso para maquinaria mecanizada. Este servicio es de máxima relevancia en los tratamientos de limpieza para eventos de gran número de personas.

El procedimiento rutinario de trabajo de este tipo de servicio detalla en una serie de pasos:

  • Desplazamiento del equipo de trabajo desde el centro hasta el lugar de inicio del recorrido. Allí comenzarán a trabajar.
  • Uno de los operarios se dedica a extraer los residuos situados entre los coches.
  • El otro operario, situado algo retrasado con respecto al primero, barre dichos residuos hacia la calzada, dejándolos en la línea de avance de la barredora.
  • Cuando los operarios hayan avanzado varios metros de calle, la barredora procede a recoger los residuos que les han dejado sobre la calzada.
  • Con objeto de mejorar el rendimiento, mientras los operarios van extrayendo residuos entres los coches, la barredora debe ir limpiando aquellas zonas donde no se requiera el trabajo de los peones, como pueden ser aceras anchas, bordillos libres, etc.
  • El procedimiento se repetirá de la misma forma en todas y cada unas de las calles del recorrido. En caso de que el depósito de la barredora se llene de residuos, ésta se desplazara hacia uno de los lugares designados como puntos de transferencia para proceder al vaciado de la misma.

El uso de sopladoras para realizar el barrido mixto debe efectuarse observando una serie de normas de seguridad específicas. Además no es conveniente aplicarlo en zonas donde exista demasiado polvo acumulado, ya que dicha herramienta provoca una nube de partículas en suspensión bastante considerable. No obstante, hay que indicar que el servicio de barrido mixto con sopladora es que mejor rendimiento y grado de limpieza alcanza. La sopladora es esencialmente una herramienta que proyecta un chorro de aire capaz de desplazar los residuos varios metros en pocas décimas de segundo. Su eficacia para arrastrar residuos es muy superior a la de cualquier escoba común, pudiendo extraer residuos situados bajo zonas tan comunes como son los vehículos estacionados. En su contra tiene la facilidad con que origina una nube de polvo y el nivel de ruido que genera.